Categoría: BIBLIA

Primer domingo de Adviento: comienza el Año Litúrgico

twitter

En el primer domingo de Adviento (ciclo B) la lectura del Evangelio no parece muy distinta a aquellas con que en la pasada Solemnidad de Cristo Rey se nos habló del juicio final: es un texto muy breve en que Cristo llama a estar despiertos porque no sabemos cuándo vendrá el Señor… Solo sabemos que están dedicadas al Adviento por la primera lectura, en la que Isaías pide que se abra el Cielo y Dios actúe de nuevo como en tiempos de Moisés, el salmo que pide “que brille tu rostro y nos salve” y la segunda lectura, en la que San Pablo recuerda a los Corintios en su primera carta (1, 3-9) que aguardan “la manifestación de Nuestro Señor Jesucristo” (es decir, su segunda venida).

Vamos a tomar dos opciones de comentario, el de la experiencia cercana a la muerte de que habla Javier Aranguren (a partir del minuto 8.25) en el programa Últimas Preguntas emitido por La2 el domingo 29 de noviembre de 2020.

Y la reflexión sobre la esperanza al hilo de este comentario al Adviento del arzobispo de Toledo, emitido el sábado 28 de noviembre de 2020 (intentar retener las cuatro claves de que habla al final y, de principio, lo que dice sobre dónde sale a nuestro encuentro ahora el Señor:

Y ya que menciona que el Adviento es tiempo de cantar alabanzas, podemos escuchar esta versión del Adeste Fideles cantada en la catedral de Notre Dame de París:

Y para no dejar atrás a los de habla inglesa, una reflexión sobre el Adviento en inglés (y trata de retener cuáles son los tres asuntos sobre los que el padre Kevin dice que podemos dar gracias; por cierto, ¿sabes qué es esa oración a la que se refiere?):

Para no dejar a medias las cosas, veamos esa oración cantada por el grupo Harpa Dei:

twitteryoutubeinstagram
Al César lo que es del César

Para ir al Cielo: servir a Dios y a los hombres; caridad

twitter

En el día del DOMUND el Evangelio trae la famosa frase de “Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, que por cierto ya se puede usar como imperativo (dar en vez de dad). Será interesante no pasar por alto las otras lecturas, que nos hablan de que Dios llama a todos a la santidad, para relacionar las lecturas de este domingo con las del anterior (28º Domingo) y con el propio hecho del DOMUND.

29º DOMINGO del Tiempo Ordinario (ciclo A).

Si el domingo pasado la santidad, el Cielo, se comparaba a un banquete al que todos estamos invitados, hoy se nos explica más sobre cómo Dios nos llama:

Primera lectura: Is 45, 1. 4-6. Dios se sirve incluso de los que no le conocen (el emperador Ciro) para hacer llegar a todos su llamada: “aunque no me conoces, para que sepan de Oriente a Occidente que no hay otro fuera de mí”.

Dios llama a todos, y el para qué es darle gloria, nos lo dice el salmo (Sal 95, 1 y 3. 4-5. 7-8a. 9-10ac:

Porque es grande el Señor, y muy digno de alabanza…

(Quizá por esto ha sido elegido este domingo como el del DOMUND o estas lecturas para el que ya era domingo de las misiones.)

En la segunda lectura, san Pablo (1 Tes 1, 1-5) ya va concretando cómo se pone en práctica la respuesta a esa llamada: con las virtudes sobrenaturales: “sin cesar recordamos ante Dios, nuestro Padre, la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y la firmeza de vuestra esperanza en Jesucristo”.

El aleluya (Flp 2, 15d. 16a) nos recuerda que ese ejercicio de las virtudes influye en los demás: “Brilláis como lumbreras del mundo”.

Y el Evangelio (Mt 22, 15-21), que tradicionalmente se ha interpretado como si hubiera una tensión entre dos extremos -ser de Dios o ser del César- a equilibrar, probablemente sería mejor comprenderlo como las dos caras de una misma moneda que nos abre la puerta del Cielo, la caridad: amarás a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a ti mismo; es imposible alcanzar la perfección individualmente, estamos atados por vínculos indisolubles a los demás. Por supuesto, cumplir las obligaciones sociales obliga a los cristianos a ser los mejores ciudadanos (y pagar impuestos), pero no nos limitamos a cumplir lo que exige el orden temporal, queremos para todos la felicidad eterna.

 

twitteryoutubeinstagram
Última Cena

El Cielo: la relación eterna y personal con Dios

twitter

Después de tres semanas en que el Reino de los Cielos se ha comparado en las lecturas de la misa con una viña en la que Dios nos pide trabajar, las lecturas del 28º Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo A) nos hablan de la plenitud en la relación de amor personal entre Dios y el hombre con la parábola de un banquete de bodas.

Primera lectura Isaías 25, 6-10: “Dios prepara un festín para todos los pueblos, aniquilará la muerte para siempre”. Luego el festín es eterno. “Celebremos y gocemos con su salvación”.

Salmo 22: Pero antes hay que pasar por la muerte: “Aunque camine por cañadas oscuras”, después nos prepara Dios la mesa frente a esos enemigos, el mal, del que nos librará. “Habitaré en la casa del Señor por años sin término”.

Segunda lectura, san Pablo a los Filipenses (4, 12-14 y 19-20). Todo lo puedo en aquel que me conforta; nuevamente la promesa de que “proveerá a todas vuestras necesidades” y de esa forma se dará a Dios gloria. A esa esperanza nos anima el aleluya (Cf. Ef. 1, 17-18), “para que comprendamos cuál es la esperanza a que nos llama”.

Y por fin el evangelio del banquete de boda, donde “muchos son los llamados, pero pocos los elegidos”. Mt 22, 1-14. Obviamente, los descartados lo son por su propia injusticia: hasta al más pobre se le pide que ponga todo su amor en esa relación en la que sabemos que todo es gracia al principio. Es una relación personal en la que no se entra “a mogollón”, a pesar de que pueda dar esa sensación la expresión del compelle intrare, obligad a entrar a todos. Pero no se entra sin más, es preciso ponerse un traje de bodas. No por ser para todos deja de ser solemne, si no queremos no hay relación, es quien no se pone un traje especial, quien no se esfuerza en darse, quien se está excluyendo.
Seguir leyendo “El Cielo: la relación eterna y personal con Dios”

twitteryoutubeinstagram

San Jerónimo y su amor a la Biblia, ejemplo para los jóvenes

twitter

En la exhortación apostólica SCRIPTURAE SACRAE AFFECTUS (la estima por la Sagrada Escritura) que publicó el 30-9-2020 con motivo del 16º centenario de la muerte de san Jerónimo, el papa Francisco resalta la necesidad de descubrir la riqueza que encierra la Sagrada Escritura, como hizo un año antes al establecer el domingo de la Palabra de Dios.

twitteryoutubeinstagram

Domingo 26: Reconducir los sentimientos hacia una pasión noble

twitter

Si en el domingo 25 (Si no te paras y agradeces, das coces) se nos decía que los últimos pueden ser los primeros en función de su actitud, las lecturas del domingo 26 nos recuerdan que incluso cuando hayamos vuelto atrás por el pecado, podemos recuperar posiciones mediante la penitencia. Todo tiene remedio, incluso la muerte, a condición de que sepamos ser penitentes, o, en palabras del párroco de Simancas, reconducir los sentimientos hacia una pasión noble (en vez de dejarnos dominar por ellos, que es el sentimentalismo dominante).

Seguir leyendo “Domingo 26: Reconducir los sentimientos hacia una pasión noble”

twitteryoutubeinstagram
Comentario de San Juan Crisóstomo sobre los siervos primeros y últimos.

Si no te paras y agradeces, das coces

twitter

Textos del XXV domingo del Tiempo Ordinario (ciclo A) con la parábola de los siervos que reciben el mismo pago (los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos).

Isaías 55: Dios es rico en perdón.

Salmo 144: Merece alabanza, es rico en perdón, está cerca de los que lo invocan.

Filipenses 1: Cristo será glorificado por mi vida o por mi muerte. Lo importante es llevar una vida digna del Evangelio.

Mateo 20: ¿Vas a tener envidia porque soy bueno?

Comentarios y homilías:

Seguir leyendo “Si no te paras y agradeces, das coces”

twitteryoutubeinstagram
José de Ribera: La resurrección de Lázaro.

Resurrección de Lázaro (V domingo de Cuaresma, ciclo A)

twitter

Textos del V domingo de Cuaresma, ciclo A, con el evangelio de la resurrección de Lázaro.

Resaltemos dos frases claves: aquella en que Jesús dice que esta enfermedad no es para muerte; y el refreno de Marta, cuando dice que sabe que su hermano resucitará en el último día. A ambas hace referencia el obispo de Getafe en esta homilía:


Seguir leyendo “Resurrección de Lázaro (V domingo de Cuaresma, ciclo A)”

twitteryoutubeinstagram
Santa Ana enseñando a leer a la Virgen. Francisco de HERRERA EL MOZO (siglo XVII). Museo Nacional del Prado

Primera celebración del Domingo de la Palabra de Dios

twitter

Desde este año, el tercer domingo del Tiempo Ordinario se celebra el Domingo de la Palabra de Dios, que además de ayudar a los cristianos a reflexionar sobre la importancia de la Biblia, ha de ser ocasión para reforzar los lazos con los judíos y rezar por la unidad de los cristianos.

En este breve vídeo se resume la carta con que el papa Francisco establece esta celebración (Aperuit illis).

En el siguiente puede oírse el texto completo:
Seguir leyendo “Primera celebración del Domingo de la Palabra de Dios”

twitteryoutubeinstagram
Jesús en el Tiberíades, Antonio Muñoz Degrain hacia 1909 ©Museo Nacional del Prado

Jesús a Zaqueo: Es necesario que hoy vaya a tu casa (Domingo 31 del T.O. C)

twitter

En el anterior domingo (30º del Tiempo Ordinario, ciclo C), Jesús seguía enseñando las características de la oración, en particular la humildad, con la parábola del fariseo y el publicano. Ahora Él en persona toma ocasión del deseo de Zaqueo por verle para abordarle y decirle que es necesario que hoy vaya a su casa. Dios no se conforma con dar al hombre los medios para buscarle con la oración, sino que acude en persona a redimirle.

Textos de la liturgia del XXXI domingo del Tiempo Ordinario (ciclo C):

Lectura del libro de la Sabiduría (Sab 11, 22 — 12, 2): Amas a todos los seres y no aborreces nada de lo que hiciste.

Salmo responsorial (Sal 144, 1bc-2. 8-9. 10-11. 13cd-14): El Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas.

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (2 Tes 1, 11 — 2, 2): Oramos continuamente por vosotros, para que nuestro Dios os haga dignos de la vocación.

Aleluya (Jn 3, 16): Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único.

Lectura del santo Evangelio según san Lucas (Lc 19, 1-10): El Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.

Seguir leyendo “Jesús a Zaqueo: Es necesario que hoy vaya a tu casa (Domingo 31 del T.O. C)”

twitteryoutubeinstagram
Un fraile cartujo, humillado, obra de Vicente Carducho (1626 - 1632) ©Museo Nacional del Prado

Pedir con humildad es hacerse pobre: Domingo 30º del T.O. (C)

twitter

Si en el Domingo 29º del Tiempo Ordinario (ciclo C), con la parábola del juez injusto, Cristo exponía que la oración debe ser insistente, en el Evangelio del 30º Domingo, con la parábola del fariseo y el publicano que suben al templo a orar nos especifica cómo debe ser la oración en su contenido: es precisa la humildad de reconocerse no solamente necesitados de la ayuda divina, como el que insiste en la petición, sino de reconocerse indigno de dicha ayuda, pecador que solo puede invocar la misericordia de Dios y no puede esgrimir méritos: en este sentido no pedimos a Dios “justicia” sino quedar justificados por la fe que se muestra en la oración y en las obras.

Textos de las lecturas del XXX Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo C):

Lectura del libro del Eclesiástico (Eclo 35, 12-14. 16-18): La oración del humilde atraviesa las nubes.

Salmo responsorial (Sal 33, 2-3. 17-18. 19 y 23): El afligido invocó al Señor, y él lo escuchó.

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo (2 Tim 4, 6-8. 16-18): Me está reservada la corona de la justicia.

Aleluya (2 Co 5, 19): Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo.

Lectura del santo Evangelio según san Lucas (Lc 18, 9-14): El publicano bajó a su casa justificado, y el fariseo, no.

¿En qué se diferencian pobreza y humildad? Posiblemente el fariseo fuera más pobre que el publicano, pero se creía rico en méritos. La corona a la que aspiramos son los méritos de Cristo que sólo alcanzamos si nos “afligimos” con la actitud humilde del que ora como el publicano: “¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador”. ¿Ayudan estas reflexiones a entender la doctrina de la justificación por la fe?

Seguir leyendo “Pedir con humildad es hacerse pobre: Domingo 30º del T.O. (C)”

twitteryoutubeinstagram