Categoría: 1. FE

La primera parte del Catecismo, titulada «La profesión de la fe», contiene una  síntesis de la fe profesada por la Iglesia Católica: Ver todos los capítulos.

Última Cena

El Cielo: la relación eterna y personal con Dios

twitter

Después de tres semanas en que el Reino de los Cielos se ha comparado en las lecturas de la misa con una viña en la que Dios nos pide trabajar, las lecturas del 28º Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo A) nos hablan de la plenitud en la relación de amor personal entre Dios y el hombre con la parábola de un banquete de bodas.

Primera lectura Isaías 25, 6-10: “Dios prepara un festín para todos los pueblos, aniquilará la muerte para siempre”. Luego el festín es eterno. “Celebremos y gocemos con su salvación”.

Salmo 22: Pero antes hay que pasar por la muerte: “Aunque camine por cañadas oscuras”, después nos prepara Dios la mesa frente a esos enemigos, el mal, del que nos librará. “Habitaré en la casa del Señor por años sin término”.

Segunda lectura, san Pablo a los Filipenses (4, 12-14 y 19-20). Todo lo puedo en aquel que me conforta; nuevamente la promesa de que “proveerá a todas vuestras necesidades” y de esa forma se dará a Dios gloria. A esa esperanza nos anima el aleluya (Cf. Ef. 1, 17-18), “para que comprendamos cuál es la esperanza a que nos llama”.

Y por fin el evangelio del banquete de boda, donde “muchos son los llamados, pero pocos los elegidos”. Mt 22, 1-14. Obviamente, los descartados lo son por su propia injusticia: hasta al más pobre se le pide que ponga todo su amor en esa relación en la que sabemos que todo es gracia al principio. Es una relación personal en la que no se entra “a mogollón”, a pesar de que pueda dar esa sensación la expresión del compelle intrare, obligad a entrar a todos. Pero no se entra sin más, es preciso ponerse un traje de bodas. No por ser para todos deja de ser solemne, si no queremos no hay relación, es quien no se pone un traje especial, quien no se esfuerza en darse, quien se está excluyendo.
Seguir leyendo “El Cielo: la relación eterna y personal con Dios”

twitteryoutubeinstagram

Credo 22: El Espíritu Santo, Señor y Dador de Vida

twitter

136. ¿Quién es el Espíritu Santo?

La tercera Persona de la Santísima Trinidad, que procede del Padre y del Hijo y «que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria». Ha sido enviado a nuestros corazones» (Ga 4, 6), a fin de que recibamos la nueva vida de hijos de Dios.

138. ¿Qué otros nombres tiene?

Jesús lo llama también Espíritu Paráclito (Consolador, Abogado defensor) y Espíritu de Verdad. El Nuevo Testamento lo llama Espíritu de Cristo, del Señor, de Dios, Espíritu de la gloria y de la promesa.

139. ¿Qué símbolos lo representan?

El agua viva, que brota del corazón traspasado de Cristo; la unción con el óleo, signo de la Confirmación; el fuego, que transforma cuanto toca; la nube oscura y luminosa, en la que se revela la gloria divina; la imposición de manos, por la cual se nos da el Espíritu; y la paloma, que baja sobre Cristo en su bautismo.

142. ¿Cuál es la obra del Espíritu Santo en María?

De manera única la llena de gracia y hace fecunda su virginidad, para dar a luz al Hijo de Dios encarnado. Hace de Ella la Madre del «Cristo total», es decir, de Jesús Cabeza y de la Iglesia su cuerpo. María está presente entre los Doce el día de Pentecostés.

143. ¿Qué relación existe entre el Espíritu y Jesucristo, en su misión en la tierra?

Jesucristo revela al Espíritu con su enseñanza y lo comunica a la Iglesia naciente, exhalando su aliento sobre los Apóstoles después de su Resurrección.

144. ¿Qué sucedió en Pentecostés?

Jesucristo infunde su Espíritu y lo manifiesta como Persona divina, de modo que la Trinidad Santa queda plenamente revelada. La misión de Cristo y del Espíritu se convierte en la misión de la Iglesia, para anunciar y difundir la comunión trinitaria.

145. ¿Qué hace el Espíritu Santo en la Iglesia?

El Espíritu Santo edifica, anima y santifica a la Iglesia.

146. ¿Cómo actúan Cristo y su Espíritu en los bautizados?

Cristo comunica su Espíritu y la gracia de Dios, que da frutos de vida nueva, según el Espíritu. El Espíritu Santo es el Maestro de la oración.

Galería de cuadros de El Prado sobre Pentecostés, fiesta que se celebraba 50 días después de Pascua.

La presencia plena del Espírtu Santo en María está señalada en la frase “el Señor es contigo” que le dijo el arcángel Gabriel.

Los Hechos de los Apóstoles se consideran el Evangelio del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo se considera don septiforme porque comunica siete dones: sabiduría, entendimiento, ciencia, consejo, piedad, fortaleza, temor de Dios.

También proceden de él doce frutos en el alma, el primero de los cuales es el amor, la caridad: de hecho, el Espíritu Santo es el Amor en la Trinidad.

Oraciones al Espíritu Santo: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles…

Secuencia Veni Sancte Spiritus de Pentecostés (s. XII).

Himno Veni Creator Spiritus (s. IX, por Rabano Mauro), que aparece en la película de las mártires de Compiègne (Diálogo de Carmelitas) en el momento de la profesión religiosa (47:15) y el del martirio (1:38:40).

twitteryoutubeinstagram
Frontal de Guils; finales s. XIII, Museo del Prado.

Credo 21: La Ascensión y el Juicio Final

twitter

132. ¿Qué representa la Ascensión?

Cuarenta días después de resucitar, Cristo subió a los cielos y se sentó a la derecha del Padre. Desde entonces reina en la gloria, intercede en favor nuestro, nos envía su Espíritu y nos da la esperanza de llegar un día junto a Él.

133. ¿Cómo reina ahora el Señor Jesús?

Cristo glorificado permanece misteriosamente en la tierra. Un día volverá en gloria, pero no sabemos el momento. Por esto, vivimos vigilantes.

134. ¿Cómo se realizará la venida del Señor en la gloria?

Con el triunfo definitivo de Dios en la Parusía y con el Juicio final.

135. ¿Cómo juzgará Cristo a los vivos y a los muertos?

Con el poder que ha obtenido como Redentor del mundo. Todo hombre será colmado de vida o condenado para la eternidad, según sus obras. «Dios será todo en todos» (1 Co 15, 28).

Para comentar esta entrada podemos servirnos de: este recorrido por el Museo del Prado.

Y tres prédicas de Benedicto XVI:

  1. En su libro Jesús de Nazaret. Pregúntate: ¿Por qué los apóstoles se alegraron en vez de entristecerse, si Cristo se había ido?
  2. En el Regina Caeli del 20 de mayo de 2012. ¿Por qué dice Benedicto XVI que la Ascensión es la garantía de que nuestra oración llega al Cielo? Cual es, sin embargo, la condición que señala San Juan de la Cruz.
  3. En la Solemnidad de la Ascensión durante su visita a Cassino el 24 de mayo de 2009: ¿Qué significa en el lenguaje bíblico que Cristo fue elevado? ¿Qué significa en este contexto la palabra “Cielo” según Benedicto XVI? ¿Cómo deben los discípulos hacer perceptible la presencia de Jesús en el mundo? ¿Cuál es la misión de la Iglesia según este Papa?
twitteryoutubeinstagram
Antonio Peris: Nuestra Señora de Gracia.

Credo 29: La Comunión de los Santos y la Maternidad universal de María

twitter

Tras estudiar la Iglesia, el Credo nos hace reflexionar sobre la Comunión de los Santos, producto de compartir las cosas santas y cuyo efecto es la unión real de las personas.

En este punto el Compendio del Catecismo incluye la meditación de María como Madre de la Iglesia e intercesora universal: aquí sería también razonable haber hecho referencia a las indulgencias; sin embargo, el compendio no las mencionará hasta hablar, algo más adelante en el Credo, de la Vida Eterna (y por ello del Purgatorio: pero precisamente remitiendo a la comunión de los santos, p. 211), y más adelante al hablar del sacramento de la Penitencia (p. 312).
Seguir leyendo “Credo 29: La Comunión de los Santos y la Maternidad universal de María”

twitteryoutubeinstagram

El Credo: Primera parte del Catecismo, sobre la fe

twitter

A la pregunta sobre si podemos probar la existencia de Dios recurriendo solamente al uso de la razón, responde la Iglesia católica que sí. La lista de vídeos sobre la clase de religión en el canal centroeuropa trata este punto en algunas entradas. Resúmenes de esta parte del Catecismo:

  1. El designio de Dios sobre el hombre (1-5). El hombre es capaz de conocer a Dios.
  2. Dios se revela progresivamente (6-10).
  3. Transmisión de la Revelación (11-17).
  4. La Sagrada Escritura (18-24).
  5. La fe de la Iglesia (25-32).
  6. Los símbolos de la fe (33-35).
  7. Creo en Dios: La Santísima Trinidad (37-49).
  8. Dios es todopoderoso y creador (50-58).
  9. Dios creó el Cielo y la Tierra (59-65).
  10. El hombre, imagen y semejanza de Dios (66-72).
  11. El pecado de los ángeles y de los hombres (73-78).
  12. Jesucristo, Hijo único de Dios (79-84).
  13. Jesucristo nació de Santa María Virgen (85-89).
  14. Jesucristo, Dios y Hombre verdadero (90-93).
  15. La Virgen María, Madre de Dios y Madre Nuestra (94-100).
  16. La santidad de la vida ordinaria (101-105).
  17. El Reino de Dios (106-111).
  18. La muerte de Cristo (112-117).
  19. El sacrificio de la Cruz, obediencia perfecta (118-124).
  20. Jesús resucitó al tercer día (125-131).
  21. La Ascensión y el Juicio Final (132-135).
  22. El Espíritu Santo (136-146).
  23. La Iglesia: misión, misterio y sacramento (147-152).
  24. Pueblo de Dios, Cuerpo de Cristo, Templo del Espíritu (153-160).
  25. Una, Santa, Católica (161-170).
  26. Apostolado y Ecumenismo (171-176).
  27. La estructura jerárquica de la Iglesia (177-187).
  28. Vocación y misión de los laicos y de los religiosos (188-193).
  29. Comunión de los santos y maternidad universal de María (194-199).
twitteryoutubeinstagram

Credo 19: El sacrificio de la Cruz, obediencia perfecta

twitter118. Dios envió a su Hijo para que se entregara a la muerte por los pecadores.

119. Cristo da «su vida como rescate por muchos» (Mc 10, 45), y así reconcilia a toda la humanidad con Dios. Su sufrimiento y su muerte manifiestan cómo su humanidad fue el instrumento libre y perfecto del Amor divino, que quiere la salvación de todos los hombres.

120. En la última Cena, Jesús realiza anticipadamente la oblación libre de sí mismo. Instituye la Eucaristía como «memorial» (1 Co 11, 25) de su sacrificio, y a sus Apóstoles como sacerdotes.

121. En el huerto de Getsemaní, la voluntad humana del Hijo de Dios se adhiere a la voluntad del Padre; para salvarnos acepta soportar nuestros pecados en su cuerpo, «haciéndose obediente hasta la muerte» (Flp 2, 8).

122. Jesús ha reparado nuestras culpas con la plena obediencia de su amor hasta la muerte, que reconcilia a la humanidad entera con el Padre. Rescata a los hombres de modo único, perfecto y definitivo, y les abre a la comunión con Dios.

123. Al llamar a sus discípulos a tomar su cruz y seguirle (cf. Mt 16, 24), Jesús quiere asociar a su sacrificio redentor a sus beneficiarios.

124. Cristo murió y fue sepultado, pero la virtud divina preservó su cuerpo de la corrupción.twitteryoutubeinstagram

Credo 18: La muerte de Cristo

twitter«JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO»

112. En el misterio pascual (Pasión, Muerte, Resurrección y Glorificación de Jesús) se cumple el plan salvador de Dios: es el centro de la fe cristiana.

113. Algunos jefes de Israel entregaron a Pilato para que lo condenase a muerte, acusándole de ir contra la fe en el Dios único, porque se proclamaba Hijo de Dios.

114. Jesús, con su muerte expiatoria, ofrece el único sacrificio capaz de redimir todas «las transgresiones cometidas por los hombres contra la Primera Alianza» (Hb 9, 15).

115. Jesús veneró el Templo y se presentó a sí mismo como la morada definitiva de Dios en medio de los hombres.

116. Jesús nunca contradijo la fe en un Dios único.

117. Todo pecador, o sea todo hombre, es realmente causa e instrumento de los sufrimientos del Redentor; y aún más gravemente son culpables aquellos que más frecuentemente caen en pecado y se deleitan en los vicios, sobre todo si son cristianos.

Kahoot sobre el Misterio Pascual.twitteryoutubeinstagram

Credo 17: El Reino de Dios

twitter106. Las tentaciones de Jesús en el desierto recapitulan la de Adán. Cristo, nuevo Adán, resiste, y su victoria anuncia la de su Pasión, en la que su amor filial dará suprema prueba de obediencia.

107. Jesús invita a todos los hombres a entrar en el Reino de Dios; llamándolos a convertirse y aceptar la infinita misericordia del Padre. El Reino pertenece a quienes lo acogen con corazón humilde.

108. Jesús acompaña su palabra con signos y milagros para atestiguar que es el Mesías. Él no ha venido para abolir todos los males de esta tierra, sino ante todo para liberarnos de la esclavitud del pecado.

109. Jesús elige a los Doce, futuros testigos de su Resurrección, y los hace partícipes de su misión y de su autoridad para enseñar, absolver los pecados, edificar y gobernar la Iglesia. Pedro ocupa el primer puesto, con la misión de custodiar la fe en su integridad y de confirmar en ella a sus hermanos.

110. En la Transfiguración Jesús muestra que su gloria pasa a través de la cruz, y otorga un anticipo de su resurrección y de su gloriosa venida, «que transfigurará este miserable cuerpo nuestro en un cuerpo glorioso como el suyo» (Flp 3, 21).

111. Jesús decide subir a Jerusalén para sufrir su Pasión, morir y resucitar. Como Rey-Mesías entra en la ciudad montado sobre un asno; y es acogido por los pequeños, cuya aclamación es recogida por el Sanctus de la Misa: «¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna! (¡sálvanos!)» (Mt 21, 9).twitteryoutubeinstagram