Etiqueta: Virgen María

La Virgen intercediendo por la Humanidad. Alonso Cano, 1665 ©Museo Nacional del Prado

Todos los Santos, intercesores de nuestro encuentro con Dios

twitter

La razón es el instrumento del que cada ser humano está dotado para conocer sin error, es decir con certeza mediante un razonamiento correcto, lo esencial sobre Dios: su existencia (que es creador: prueba objetiva, induciendo de los seres la existencia del Ser) y su bondad (induciendo también la causa a partir del efecto, esta vez con una prueba subjetiva: la huella de Dios en el ser humano, y en consecuencia que retribuirá el bien y castigará el mal).

Para superar la misteriosa huella del  mal que es patente en nuestra concupiscencia, Dios ha establecido un remedio en nuestra propia carne: si desde un principio el hombre era un ser social, y la vida en comunión entre varón y mujer llevaba a la comunión con Dios, una vez dañada su naturaleza y alejados del paraíso, los hombres seguimos siendo seres sociales y encontramos la salvación en una comunión de los santos: comunión con el primer Santo, Jesús, que es Dios encarnado, y en los demás santos, en los que actúa Jesucristo. La redención no consiste en una vuelta a la casilla de partida, sino en una mejora real, que no es una mera reparación de la naturaleza humana: esta sigue dañada pero con la Encarnación Dios acompaña desde dentro a cada ser humano.

La fiesta de Todos los Santos nos recuerda esta comunión necesaria para lograr nuestro propio encuentro con Dios. Cada uno de ellos es intercesor ante el único Mediador Jesucristo, y en primer lugar la Madre de Dios, que tiene un papel singular en la salvación de cada persona.

Seguir leyendo “Todos los Santos, intercesores de nuestro encuentro con Dios”

twitteryoutubeinstagram

Los cristianos fracasamos cuando nos consideramos importantes

twitterLa tarde del jueves 5 de septiembre de 2019 el Papa Francisco respondió así en la Catedral de la Inmaculada Concepción de Maputo a la pregunta sobre la crisis de identidad del sacerdote:

Queridos hermanos y hermanas, nos guste o no, estamos llamados a enfrentar la realidad tal como es. Los tiempos cambian y debemos reconocer que a menudo no sabemos cómo insertarnos en los nuevos tiempos, en los nuevos escenarios; podemos soñar con las “cebollas de Egipto” (cf. Nm 11,5), olvidando que la Tierra Prometida está adelante y no atrás, y en ese lamento por los tiempos pasados, nos vamos petrificando, nos vamos “momificando”. No es algo bueno. Un obispo, un sacerdote, una religiosa, un catequista momificado. No, no está bien. En lugar de profesar una Buena Nueva, lo que anunciamos es algo gris que no atrae ni enciende el corazón de nadie. Esta es la tentación.
Seguir leyendo “Los cristianos fracasamos cuando nos consideramos importantes” twitteryoutubeinstagram