Tira de Snoopy sobre el libro de Job.

Estudio, trabajo, esfuerzo y sacrificio, ¿hacen madurar a mujeres y hombres?

twitter

Madurar es ser hombres y mujeres, y para lograrlo se requiere ejercer la fortaleza en el trabajo y el estudio: para cada uno, es ser protagonista de su vida. Podemos plantear un proyecto de trabajo -con un título algo impersonal- o en realidad un proyecto de vida -con la segunda opción de título, más personal: ¿Qué significa madurar? – ¿En qué voy a cambiar durante este curso?

En este vídeo (a partir de 5:25) vemos como el proyecto y propósito de ser hombre que el rey David expone a su hijo Salomón pasa por el sacrificio vivido en el trabajo o en el estudio. ¿En qué aspectos puede mejorar cada uno su carácter y madurar por medio de la virtud de la fortaleza? En algunos casos, como los vídeos siguientes, parece obvio pues la mera asistencia a clase exige a algunos un esfuerzo extraordinario. ¿Pueden lograr lo mismo quienes lo tienen más fácil?

En la misma línea de plantearse propósitos para un nuevo curso está la del propósito para el año nuevo, que planteo con las siglas ACM: Aspirar a los mayores carismas, hacer todo el bien posible.

Aunque no es exactamente el mismo tema, agradezco a Dawn Eden la  mención de esta tira cómica en la que se comenta el origen del mal y el papel del sufrimiento en el libro de Job:

Tira de Snoopy sobre el libro de Job.
Tira de Snoopy sobre el libro de Job.

A continuación vídeos de chicos que necesitan una fortaleza extraordinaria para ir a la escuela:

Niña camina 16 km para ir a la escuela (al este de la República Dominicana).

Niño camina 2 horas para ir a la escuela (Saúl, en México).


Caminan 4 horas para ir a estudiar (Marisol Barajas, 8 años, México).

Versión completa de Camino a la escuela (se puede ver desde 8.20, luego saltar a 14,30, se puede saltar del min. 23 al 36, del 46 al 50, 54-57 y si se quiere el resto hasta retomar en 1:08 cuando entran en la escuela):

Se me ocurren dos tipos de preguntas. Uno genérico: ¿Piensas que tu esfuerzo debe ser menor que el de estos chicos? ¿Qué has hecho tú para merecer tener que hacer menos esfuerzo? Ya que no tienes que hacer el esfuerzo de caminar, ¿piensas que podrías poner otro tipo de esfuerzo para sacar provecho de la educación, como por ejemplo prestar toda la atención posible y evitar distraer a los demás? ¿Se te ha ocurrido pensar que quizá en tu situación sucede lo contrario: que es el profesor el que recorre grandes distancias para ir a dar tu clase? ¿Y cuál es tu actitud hacia él? ¿Agradeces ese esfuerzo o, como no eres tú quien tiene que hacerlo, eres incapaz de percibirlo?

Pregunta específica: ser capaz de conocer a Dios, que es con lo que comienza el Catecismo, ¿es también algo que exige una respuesta con esfuerzo? ¿O piensas que después de que Dios recorra la gran distancia que le separa del hombre se va a conformar con una respuesta perezosa?

Cuando los padres no han sabido inculcar espíritu de sacrificio, la escuela solo es la antesala de la cárcel:

twitteryoutubeinstagram

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *