Lumen Gentium cap. 5

Moral 9: Gracia y Justificación: llamados a la santidad

twitter


422. La justificación es la acción misericordiosa y gratuita de Dios, que borra nuestros pecados, por medio de la gracia del Espíritu Santo, que la Pasión de Cristo nos ha merecido y se nos ha dado en el Bautismo. Con ella comienza la libre respuesta del hombre, la fe en Cristo y la colaboración con la gracia.

423. La gracia que justifica es un don gratuito de Dios, por el que nos hace partícipes de su vida y capaces de obrar por amor a Él. Se le llama gracia habitual. Es sobrenatural, depende de la iniciativa gratuita de Dios.
424. Existen otros tipos de gracia: actuales (dones en circunstancias particulares); sacramentales; especiales o carismas, entre las que se encuentran las gracias de estado.

425. La gracia previene, prepara y suscita la libre respuesta del hombre; responde a las profundas aspiraciones de la libertad humana, la invita a cooperar y la conduce a su perfección.
426. El mérito es lo que da derecho a la recompensa por una obra buena. Dios da al hombre la posibilidad de adquirir méritos, mediante la unión a la caridad de Cristo, fuente de nuestros méritos ante Dios.

427. Podemos merecer las gracias útiles para santificarnos y los bienes temporales que nos convienen. Nadie puede merecer la primera gracia, que está en el origen de la conversión y de la justificación.

428. Todos los fieles estamos llamados a la santidad cristiana. Ésta es plenitud de la vida cristiana y perfección de la caridad, y se realiza en la unión íntima con Cristo y, en Él, con la Santísima Trinidad.

Desde 1928, existe una institución que lleva a la práctica la doctrina de la llamada universal a la santidad, según la expresión usada por la Constitución Apostólica Ut sit que en 1982 convertía a esa institución, el Opus Dei, en prelatura personal:

Constitución apostólica Ut sit
Constitución apostólica Ut sit

Así se imaginó el cineasta Roland Joffré en la película Encontrarás dragones el origen de esta institución:

El Concilio Vaticano II declaró solemnemente la doctrina de la llamada universal a la santidad en el capítulo 5º de la la Constitución Dogmática Lumen Gentium (21-11-1964):

Lumen Gentium cap. 5
Lumen Gentium cap. 5

Sigue el punto 40: Todos los fieles, de cualquier estado o condición, son llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad, que es una forma de santidad que promueve, aun en la sociedad terrena, un nivel de vida más humano. Para alcanzar esa perfección, los fieles, según la diversa medida de los dones recibidos de Cristo, siguiendo sus huellas y amoldándose a su imagen, obedeciendo en todo a la voluntad del Padre, deberán esforzarse para entregarse totalmente a la gloria de Dios y al servicio del prójimo.

El 19 de marzo de 2018, el papa Francisco firmó la exhortación apostólica Gaudete et exultate (alegraos y regocijaos) “sobre la santidad en el mundo actual”:

Gaudete et exultate
Gaudete et exultate
twitteryoutubeinstagram

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *