Al César lo que es del César

Para ir al Cielo: servir a Dios y a los hombres; caridad

twitter

En el día del DOMUND el Evangelio trae la famosa frase de “Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, que por cierto ya se puede usar como imperativo (dar en vez de dad). Será interesante no pasar por alto las otras lecturas, que nos hablan de que Dios llama a todos a la santidad, para relacionar las lecturas de este domingo con las del anterior (28º Domingo) y con el propio hecho del DOMUND.

29º DOMINGO del Tiempo Ordinario (ciclo A).

Si el domingo pasado la santidad, el Cielo, se comparaba a un banquete al que todos estamos invitados, hoy se nos explica más sobre cómo Dios nos llama:

Primera lectura: Is 45, 1. 4-6. Dios se sirve incluso de los que no le conocen (el emperador Ciro) para hacer llegar a todos su llamada: “aunque no me conoces, para que sepan de Oriente a Occidente que no hay otro fuera de mí”.

Dios llama a todos, y el para qué es darle gloria, nos lo dice el salmo (Sal 95, 1 y 3. 4-5. 7-8a. 9-10ac:

Porque es grande el Señor, y muy digno de alabanza…

(Quizá por esto ha sido elegido este domingo como el del DOMUND o estas lecturas para el que ya era domingo de las misiones.)

En la segunda lectura, san Pablo (1 Tes 1, 1-5) ya va concretando cómo se pone en práctica la respuesta a esa llamada: con las virtudes sobrenaturales: “sin cesar recordamos ante Dios, nuestro Padre, la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y la firmeza de vuestra esperanza en Jesucristo”.

El aleluya (Flp 2, 15d. 16a) nos recuerda que ese ejercicio de las virtudes influye en los demás: “Brilláis como lumbreras del mundo”.

Y el Evangelio (Mt 22, 15-21), que tradicionalmente se ha interpretado como si hubiera una tensión entre dos extremos -ser de Dios o ser del César- a equilibrar, probablemente sería mejor comprenderlo como las dos caras de una misma moneda que nos abre la puerta del Cielo, la caridad: amarás a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a ti mismo; es imposible alcanzar la perfección individualmente, estamos atados por vínculos indisolubles a los demás. Por supuesto, cumplir las obligaciones sociales obliga a los cristianos a ser los mejores ciudadanos (y pagar impuestos), pero no nos limitamos a cumplir lo que exige el orden temporal, queremos para todos la felicidad eterna.

 

twitteryoutubeinstagram
Última Cena

El Cielo: la relación eterna y personal con Dios

twitter

Después de tres semanas en que el Reino de los Cielos se ha comparado en las lecturas de la misa con una viña en la que Dios nos pide trabajar, las lecturas del 28º Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo A) nos hablan de la plenitud en la relación de amor personal entre Dios y el hombre con la parábola de un banquete de bodas.

Primera lectura Isaías 25, 6-10: “Dios prepara un festín para todos los pueblos, aniquilará la muerte para siempre”. Luego el festín es eterno. “Celebremos y gocemos con su salvación”.

Salmo 22: Pero antes hay que pasar por la muerte: “Aunque camine por cañadas oscuras”, después nos prepara Dios la mesa frente a esos enemigos, el mal, del que nos librará. “Habitaré en la casa del Señor por años sin término”.

Segunda lectura, san Pablo a los Filipenses (4, 12-14 y 19-20). Todo lo puedo en aquel que me conforta; nuevamente la promesa de que “proveerá a todas vuestras necesidades” y de esa forma se dará a Dios gloria. A esa esperanza nos anima el aleluya (Cf. Ef. 1, 17-18), “para que comprendamos cuál es la esperanza a que nos llama”.

Y por fin el evangelio del banquete de boda, donde “muchos son los llamados, pero pocos los elegidos”. Mt 22, 1-14. Obviamente, los descartados lo son por su propia injusticia: hasta al más pobre se le pide que ponga todo su amor en esa relación en la que sabemos que todo es gracia al principio. Es una relación personal en la que no se entra “a mogollón”, a pesar de que pueda dar esa sensación la expresión del compelle intrare, obligad a entrar a todos. Pero no se entra sin más, es preciso ponerse un traje de bodas. No por ser para todos deja de ser solemne, si no queremos no hay relación, es quien no se pone un traje especial, quien no se esfuerza en darse, quien se está excluyendo.
Seguir leyendo “El Cielo: la relación eterna y personal con Dios”

twitteryoutubeinstagram

San Jerónimo y su amor a la Biblia, ejemplo para los jóvenes

twitter

En la exhortación apostólica SCRIPTURAE SACRAE AFFECTUS (la estima por la Sagrada Escritura) que publicó el 30-9-2020 con motivo del 16º centenario de la muerte de san Jerónimo, el papa Francisco resalta la necesidad de descubrir la riqueza que encierra la Sagrada Escritura, como hizo un año antes al establecer el domingo de la Palabra de Dios.

twitteryoutubeinstagram

Domingo 26: Reconducir los sentimientos hacia una pasión noble

twitter

Si en el domingo 25 (Si no te paras y agradeces, das coces) se nos decía que los últimos pueden ser los primeros en función de su actitud, las lecturas del domingo 26 nos recuerdan que incluso cuando hayamos vuelto atrás por el pecado, podemos recuperar posiciones mediante la penitencia. Todo tiene remedio, incluso la muerte, a condición de que sepamos ser penitentes, o, en palabras del párroco de Simancas, reconducir los sentimientos hacia una pasión noble (en vez de dejarnos dominar por ellos, que es el sentimentalismo dominante).

Seguir leyendo “Domingo 26: Reconducir los sentimientos hacia una pasión noble”

twitteryoutubeinstagram

Todas las entradas sobre moral en el compendio

twitter

1. La dignidad humana y la bienaventuranza eterna.
2. Libertad y moralidad de los actos humanos.
3. Moralidad, conciencia y pasiones.
4. Las virtudes.
5. El pecado.
6. Persona, sociedad y autoridad.
7. Bien común y justicia social.
8. La ley moral.
9. Gracia y justificación: llamados a la santidad.
10. La Iglesia, Madre y Maestra.
11. Los Diez Mandamientos (el Decálogo).
12. Primer Mandamiento: Amarás a Dios.
13. Segundo Mandamiento: Respetar el Nombre de Dios.
14. Tercer Mandamiento: Santificar las fiestas.
15. Cuarto Mandamiento: La familia.
16. La obediencia en la familia y en la sociedad.
17. Quinto Mandamiento. No matarás. La vida humana es sagrada.
18. La tarea de cuidar la vida humana.

twitteryoutubeinstagram

Qué es la oración (en el Antiguo Testamento)

twitter

CUARTA PARTE del Compendio: LA ORACIÓN CRISTIANA

PRIMERA SECCIÓN: LA ORACIÓN EN LA VIDA CRISTIANA

534. ¿Qué es la oración? Es la elevación del alma a Dios o la petición de bienes conformes a su voluntad. Es un don de Dios que sale al encuentro del hombre. Es relación personal con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

CAPÍTULO PRIMERO: LA REVELACIÓN DE LA ORACIÓN

535. ¿Por qué existe una vocación universal a la oración?

Porque Dios, por medio de la creación, llama a todo ser desde la nada; e incluso después de la caída, el hombre conserva el deseo de Dios. Todas las religiones dan testimonio de este deseo y es Dios quien primero atrae a todos al encuentro de la oración.

LA ORACIÓN EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

536. ¿Abraham es un modelo de oración?

Sí, porque camina en la presencia de Dios, le escucha y obedece. En los momentos de prueba, cree que Dios es fiel. Se atreve a interceder por los pecadores.

537. ¿Y Moisés?

Es modelo de la oración contemplativa: Dios conversa frecuente y largamente con él «cara a cara, como habla un hombre con su amigo» (Ex 33, 11). De esa intimidad saca fuerza para interceder por el pueblo.

538. ¿Qué relación tienen el templo y el rey con la oración?

A la sombra de la morada de Dios –el Arca de la Alianza y más tarde el Templo– se desarrolla la oración del Pueblo de Dios bajo la guía de sus pastores. David es el rey y el pastor que ora por su pueblo. Su oración es modelo de adhesión a la promesa divina, y confianza en Dios, Rey y Señor.

539. ¿Qué papel tiene la oración de los Profetas?

Sacan de la oración luz y fuerza para exhortar al pueblo a la fe y a la conversión del corazón e interceden por los hermanos. Elías es el padre de los Profetas.

540. ¿Qué importancia tienen los Salmos?

Son el vértice de la oración en el Antiguo Testamento: en ellos la Palabra de Dios se convierte en oración del hombre; individual y comunitaria. Cristo ha orado con los Salmos y los ha llevado a su cumplimiento. Se adaptan a los hombres de toda condición y tiempo.

twitteryoutubeinstagram

Sacramentos: todas las entradas del compendio

twitter

La segunda parte del compendio del catecismo de la Iglesia católica, titulada «La celebración del misterio cristiano», explica los siete sacramentos.

  1. ¿Qué es la liturgia?
  2. El Misterio Pascual en los sacramentos.
  3. Celebración de la liturgia.
  4. El Bautismo.
  5. La Confirmación.
  6. La Eucaristía en el designio de salvación.
  7. La celebración de la Eucaristía.
  8. Presencia de Cristo en la Eucaristía.
  9. La Comunión.
  10. La Penitencia (interior).
  11. Qué pecados deben confesarse.
  12. Ministro y efectos de la Confesión.
  13. La Unción de los Enfermos.
twitteryoutubeinstagram
Comentario de San Juan Crisóstomo sobre los siervos primeros y últimos.

Si no te paras y agradeces, das coces

twitter

Textos del XXV domingo del Tiempo Ordinario (ciclo A) con la parábola de los siervos que reciben el mismo pago (los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos).

Isaías 55: Dios es rico en perdón.

Salmo 144: Merece alabanza, es rico en perdón, está cerca de los que lo invocan.

Filipenses 1: Cristo será glorificado por mi vida o por mi muerte. Lo importante es llevar una vida digna del Evangelio.

Mateo 20: ¿Vas a tener envidia porque soy bueno?

Comentarios y homilías:

Seguir leyendo “Si no te paras y agradeces, das coces”

twitteryoutubeinstagram

Santos fundadores: Loyola y Escrivá

twitter

Si en la anterior entrada hablamos de santos reformadores nacidos en España, hoy es el turno de algunos santos fundadores, en concreto san Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, y de san Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei. Ambas instituciones tienen notable relevancia social, manifiesta por el revuelo que se forma en torno a ellas.

Los jesuitas: San Ignacio de Loyola (1491-1556) se propuso, junto con sus compañeros, seguir los pasos de Jesús y por ello se llamaron Compañía de Jesús y se dispusieron a peregrinar a Tierra Santa. Al no poder hacerlo a causa de la dominación turca, pusieron sus vidas a disposición del Papa, y él los mandó a predicar.

De esta forma indirecta, pero con la relevancia añadida de su voto de obediencia al Papa, se convirtieron en pieza fundamental para en unos casos evangelizar (como san Francisco Javier -1506 a 1552- en la India, Japón y China), y en otros fortalecer la fe de los católicos, debilitada a causa del enfrentamiento con los protestantes: en esto destacó san Pedro Canisio, doctor de la Iglesia (1521-1597).

El propio san Ignacio de Loyola se había centrado desde su conversión en fomentar la oración y el examen de conciencia mediante los Ejercicios Espirituales.

La huella de santidad dejada por los jesuitas en su empeño por lograr que los católicos fueran coherentes con su fe en cualquier estado de vida, ha sido también fuente de innumerables polémicas, recelos y odios, que llevaron a la expulsión de la Compañía de Jesús, empezando por los territorios de Portugal (1759), Francia (1762), España (1767), y terminando por su supresión a cargo del papa Clemente XIV (1773, hasta 1814)… Casi cinco siglos después de la fundación de la Compañía, la Iglesia eligió en 2013 por primera vez a un Papa jesuita: Francisco (Jorge Bergoglio).

San Josemaría Escrivá fundó el Opus Dei en 1928. Era un sacerdote diocesano y su misión fue fomentar la santificación de las personas corrientes, los laicos, a través del trabajo profesional y la vida familiar, lo cual suponía por entonces una novedad tal que provocaría recelos tanto por parte de algunos religiosos que pensaban que la santidad exigía separarse de las actividades mundanas, como de los que desde las ideologías laicistas quieren que la religión quede relegada a ejercicios de piedad sin trascendencia social.

Al canonizarlo en 2002, san Juan Pablo II llamó a Escrivá “el santo de lo ordinario”. Entre 1962 y 1965, se celebró el Concilio Vaticano II, una de cuyas principales aportaciones fue recoger solemnemente la doctrina de la llamada universal a la santidad.

Hay un cineasta británico, Roland Joffré, que sin ser católico ha dedicado sendas películas a estos dos fenómenos de vida cristiana que le han llamado la atención: a los jesuitas con La Misión y a Escrivá con Encontrarás dragones. Esta es la visión de la fundación del Opus Dei que da en esa película:

En La Misión, Joffré expone que para facilitar el paso a Portugal del territorio cedido por España que incluía las reducciones jesuiticas, se radicalizó la persecución contra esta orden (1750 Tratado de Madrid o de Permuta, guerra guaranítica 1754-6). De hecho fueron expulsados de Brasil ya en 1754:

Para comprobar cuánto has aprendido, puedes hacer este kahoot sobre santos fundadores.

twitteryoutubeinstagram