Categoría: BIBLIA

La Biblia. La Sagrada Escritura, su conocimiento y estudio, su importancia en la vida del cristiano y en la cultura general.

Jesús en el Tiberíades, Antonio Muñoz Degrain hacia 1909 ©Museo Nacional del Prado

Jesús a Zaqueo: Es necesario que hoy vaya a tu casa (Domingo 31 del T.O. C)

twitter

En el anterior domingo (30º del Tiempo Ordinario, ciclo C), Jesús seguía enseñando las características de la oración, en particular la humildad, con la parábola del fariseo y el publicano. Ahora Él en persona toma ocasión del deseo de Zaqueo por verle para abordarle y decirle que es necesario que hoy vaya a su casa. Dios no se conforma con dar al hombre los medios para buscarle con la oración, sino que acude en persona a redimirle.

Textos de la liturgia del XXXI domingo del Tiempo Ordinario (ciclo C):

Lectura del libro de la Sabiduría (Sab 11, 22 — 12, 2): Amas a todos los seres y no aborreces nada de lo que hiciste.

Salmo responsorial (Sal 144, 1bc-2. 8-9. 10-11. 13cd-14): El Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas.

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (2 Tes 1, 11 — 2, 2): Oramos continuamente por vosotros, para que nuestro Dios os haga dignos de la vocación.

Aleluya (Jn 3, 16): Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único.

Lectura del santo Evangelio según san Lucas (Lc 19, 1-10): El Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.

Seguir leyendo “Jesús a Zaqueo: Es necesario que hoy vaya a tu casa (Domingo 31 del T.O. C)”

twitteryoutubeinstagram
Un fraile cartujo, humillado, obra de Vicente Carducho (1626 - 1632) ©Museo Nacional del Prado

Pedir con humildad es hacerse pobre: Domingo 30º del T.O. (C)

twitter

Si en el Domingo 29º del Tiempo Ordinario (ciclo C), con la parábola del juez injusto, Cristo exponía que la oración debe ser insistente, en el Evangelio del 30º Domingo, con la parábola del fariseo y el publicano que suben al templo a orar nos especifica cómo debe ser la oración en su contenido: es precisa la humildad de reconocerse no solamente necesitados de la ayuda divina, como el que insiste en la petición, sino de reconocerse indigno de dicha ayuda, pecador que solo puede invocar la misericordia de Dios y no puede esgrimir méritos: en este sentido no pedimos a Dios “justicia” sino quedar justificados por la fe que se muestra en la oración y en las obras.

Textos de las lecturas del XXX Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo C):

Lectura del libro del Eclesiástico (Eclo 35, 12-14. 16-18): La oración del humilde atraviesa las nubes.

Salmo responsorial (Sal 33, 2-3. 17-18. 19 y 23): El afligido invocó al Señor, y él lo escuchó.

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo (2 Tim 4, 6-8. 16-18): Me está reservada la corona de la justicia.

Aleluya (2 Co 5, 19): Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo.

Lectura del santo Evangelio según san Lucas (Lc 18, 9-14): El publicano bajó a su casa justificado, y el fariseo, no.

¿En qué se diferencian pobreza y humildad? Posiblemente el fariseo fuera más pobre que el publicano, pero se creía rico en méritos. La corona a la que aspiramos son los méritos de Cristo que sólo alcanzamos si nos “afligimos” con la actitud humilde del que ora como el publicano: “¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador”. ¿Ayudan estas reflexiones a entender la doctrina de la justificación por la fe?

Seguir leyendo “Pedir con humildad es hacerse pobre: Domingo 30º del T.O. (C)”

twitteryoutubeinstagram

Amar con el Corazón de Cristo (Domingo 29º del T.O. ciclo C, DOMUND)

twitter

Amar con el Corazón de Cristo es la clave que conecta las lecturas del Antiguo y Nuevo Testamentos en el Domingo XXIX del Tiempo Ordinario (ciclo C) que el 20 de octubre de 2019 ha coincidido con el Día Mundial de las Misiones (DOMUND).

Lecturas del 29º Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo C):

Lectura del libro del Éxodo (Éx 17, 8-13): Mientras Moisés tenía en alto las manos, vencía Israel.

Salmo responsorial (Sal 120, 1bc-2. 3-4. 5-6. 7-8): Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo (2 Tim 3, 14 — 4, 2): Proclama la palabra, insiste a tiempo y a destiempo.

Aleluya (Hb 4, 12ad): La palabra de Dios es viva y eficaz.

Lectura del santo Evangelio según san Lucas (Lc 18, 1-8): Dios hará justicia a sus elegidos que claman.

La primera lectura y el Evangelio hablan del poder de la oración, pero, ¿qué tiene que ver con eso la segunda lectura? A responder puede ayudar esta homilía:

Seguir leyendo “Amar con el Corazón de Cristo (Domingo 29º del T.O. ciclo C, DOMUND)”

twitteryoutubeinstagram
Rendición del ejército francés en la Batalla de San Quintín, por Luca Giordano (1692-1693) ©Museo Nacional del Prado

Invocar, caminar, agradecer, para salvarse por la fe (28º Domingo del T.O., C)

twitter

Los dones de Dios no son proporcionales al esfuerzo humano, o dicho de otro modo, no podemos pretender pagarlos, pero tampoco concluir que agradecer lo recibido es superfluo.

Lecturas del 28º Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo C):

Lectura del segundo libro de los Reyes (2 Re 5, 14-17): Volvió Naamán al hombre de Dios y alabó al Señor.

Salmo responsorial (Sal 97, 1bcde. 2-3ab. 3cd-4): El Señor revela a las naciones su salvación.

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo (2 Tim 2, 8-13): Si perseveramos, también reinaremos con Cristo.

Aleluya (1 Ts 5, 18): Dar gracias en toda ocasión.

Lectura del santo Evangelio según san Lucas (Lc 17, 11-19): ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?

En las lecturas de la semana pasada los apóstoles pedían fe. Ahora nos encontramos con unos enfermos que piden algo que parece inmediatamente más necesario: la salud (a la que nosotros quizá añadiríamos el dinero y el amor).

Preguntas: ¿Por qué cura Jesucristo a los diez leprosos sabiendo que solo uno se lo agradecería? ¿Acaso necesita Dios la alabanza de los hombres?

En la canonización de Newman, el papa Francisco explica cómo invocar, caminar y agradecer es el camino para crecer en la fe.

Esa fe que justifica ha sido durante siglos tema de división en la Iglesia, aunque desde 1999 existe una declaración conjunta al respecto entre católicos y luteranos.

Seguir leyendo “Invocar, caminar, agradecer, para salvarse por la fe (28º Domingo del T.O., C)”

twitteryoutubeinstagram
Carlos de Haes: Un barco naufragado ©Museo Nacional del Prado

La fe, don de Dios que exige respuesta (Tiempo ordinario, C, 27º domingo)

twitter

La fe es don de Dios, que toma la iniciativa para salvar al hombre; pero este debe responder con la adhesión del corazón y el testimonio. Ante una petición lógica de los discípulos, de nuevo Cristo responde con una paradoja que resalta el poder de la fe y al mismo tiempo la importancia de la humildad con que debemos acogerla, sin pensar nunca que sea importante lo que ponemos de nuestra parte. Desde estas premisas, podemos confiar en salvarnos por la fe y no temer a nada ni nadie para dar testimonio de ella.

Textos de las lecturas del 26º Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo C):

Lectura de la profecía de Habacuc (Hab 1, 2-3; 2, 2-4): El justo por su fe vivirá.

Salmo responsorial: Sal 94, 1-2. 6-7c. 7d-9 (R/.: cf. 7d-8a): «No endurezcáis vuestro corazón».

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo (2 Tim 1, 6-8. 13-14): No te avergüences del testimonio de nuestro Señor.

Aleluya (1 Pe 1, 25): Esta es la palabra del Evangelio que os ha sido anunciada.

Evangelio según san Lucas (Lc 17, 5-10): «Auméntanos la fe».

Seguir leyendo “La fe, don de Dios que exige respuesta (Tiempo ordinario, C, 27º domingo)”

twitteryoutubeinstagram
Museo del Prado, Lázaro y el rico Epulón Leandro Bassano, hacia 1570. Óleo sobre lienzo, 150 x 202 cm.

Lázaro y Epulón: el pobre conquista el Cielo (Tiempo ordinario, C, 26º domingo)

twitter

Llevamos ya unas semanas meditando sobre pobreza y riqueza, sobre corazones entregados o divididos. En estas lecturas se nos presenta la necesidad de “hacerse pobre”; quizá para que no pensemos que uno nace rico o pobre y ya está predestinado a condenarse o salvarse y no puede cambiar su vida ni el mundo: como dice el Aleluya, Cristo, siendo rico se hizo pobre para enriquecernos a los demás (que, por cierto, repite el del domingo pasado).

Museo del Prado, Lázaro y el rico Epulón Leandro Bassano, hacia 1570. Óleo sobre lienzo, 150 x 202 cm.
Museo del Prado, Lázaro y el rico Epulón
Leandro Bassano, hacia 1570. Óleo sobre lienzo, 150 x 202 cm.

LEER LOS TEXTOS:

Profecía de Amós (Am 6, 1a, 4-7): ¡Ay de aquellos que se sienten seguros!

Salmo 146: El Señor endereza a los que ya se doblan.

Lectura de la primera carta de San Pablo a Timoteo (1 Tim 6, 11-16 ): Combate, conquista la vida eterna, guarda el mandato.

Aleluya (2 Co 8, 9): Jesucristo se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza.

Evangelio según San Lucas (Lc 16, 1-13), el pobre Lázaro y el rico (apodado tradicionalmente Epulón, que deriva del verbo latino epulor, festejar, cenar suntuosamente): recibiste bienes y él males, por eso tú eres atormentado y él consolado. Tus familiares: que escuchen a Moisés y los profetas. Seguir leyendo “Lázaro y Epulón: el pobre conquista el Cielo (Tiempo ordinario, C, 26º domingo)”

twitteryoutubeinstagram
El hijo pródigo recoge su legítima, óleo de Murillo en el Museo del Prado.

Dios es el objeto de nuestro deseo de felicidad (Tiempo ordinario, C, 25º domingo)

twitter

El deseo de felicidad es la prueba subjetiva de la existencia de Dios marcada en el corazón de cada ser humano. Sobre ello nos hablan las lecturas del 25º domingo del Tiempo Ordinario (ciclo C: leccionario I). Solo Dios puede saciar ese deseo, en cambio, muchos son los hombres que caen en la avaricia y desprecian a los pobres y la pobreza; frente a ellos Jesús recuerda que no se puede servir a Dios y a las riquezas. El amor a Dios y el amor al prójimo son dos caras de una misma moneda, en cambio, es incompatible con ellos el egoísmo del amor propio, cuyo exclusivismo manifiesta particularmente la avaricia: El dinero no da la felicidad, que en cambio exige salir de uno mismo y darse a los demás.

Leer los textos.

Seguir leyendo “Dios es el objeto de nuestro deseo de felicidad (Tiempo ordinario, C, 25º domingo)”

twitteryoutubeinstagram

El perdón en la Biblia (Tiempo Ordinario, ciclo C, 24º domingo)

twitter

En el domingo 24 del Tiempo Ordinario (ciclo C) la Iglesia expone el tema del perdón en la Biblia con una lectura del AT, un salmo, otra lectura del NT y la parábola del Hijo Pródigo.

Las lecturas (escucharlas en podcast) son del Éxodo (Ex 32, 7-11. 13-14; Moisés obtiene el perdón de Dios invocando la Alianza), el salmo 50, penitencial por excelencia (Sal 50, 3-4. 12-13. 17 y 19, que habla de ponerse en camino de conversión), primera carta de San Pablo a Timoteo (1 Tm 1, 12-17; en la que se presenta como el mayor de los pecadores, y al mismo tiempo ejemplo para otros por haber dejado obrar a la gracia de Dios) y la parábola del Hijo Pródigo (Lc 15, 1-32).

Consultar prédicas sobre estas lecturas (San Juan Pablo II y otros).

Texto de las lecturas.

 

twitteryoutubeinstagram